(Celebración Del 50ª aniversario de la llegada de las RR. Calasancias a Alicante)

Alicante de 1950 al 2000
mirando hacia el futuro sin olvidar el pasado

Parece que fue ayer, 12 de septiembre de 1950, cuando la superiora general del Instituto Calasancio, M. Gema de Jesús Martínez, anima la 2º fundación calasancia en tierras de levante. Tierra de luz diáfana. Aire seco y cielo de raso azul. Tierras que Azorín, ilustre monovarense, definió como de “suavísimos grises, en pleno día, y donde el color desaparece por la fuerza del sol”.

Llevados a cabo los primeros trámites desde el colegio de Monóvar, llega la primera comunidad con madre Sagrario Pinilla, superiora; madre Rosa Jaumot, madre Teresa González, Madre Calasanz Sistach, Madre Gloria de Jesús y Madre Alegría de Jesús.

Y mientras las Religiosas se instalaban se alquiló un piso en la calle Mayor nº 22, que será el primer colegio. Con apenas 20 alumnos matriculados, en la Colegiata de San Nicolás, hoy Concatedral. La empatía de las familias y gentes de Alicante, con las primeras religiosas no tardo en llegar. Y con ello el aumento de niños al pequeñísimo colegio calasancio. Las hermanas no escatimaron esfuerzos para atraer alumnos: “por todos los medios a su alcance”, adelantos tecnológicos incluidos.

Diez años más tarde, de aquellos inciertos y esperanzados primeros pasos, el arranque de riesgo y esfuerzo de Madre Clemencia Zamanillo, superiora, y la comunidad religiosa de entonces, ayudadas económicamente por diversas entidades, hace posible la compra de un terreno para empezar la construcción del nuevo colegio en Vistahermosa de la Cruz, carretera de Valencia; que se inaugurará en octubre de 1965. Un año después de que Juan Antonio García Solera, arquitecto de la excma. Diputación Provincial de Alacant desde 1959, proyectara el planeamiento y urbanización del complejo de Vistahermosa.

 

Un colegio que hoy acoge los sueños por construir de 1200 alumnos; unas paredes que sostienen el callado trabajo, la enfermedad, ilusiones, primeros años de vida religiosa de muchos Hermanas que por aquí han pasado; enormes pasillos, soleadas aulas en las que maestros y maestras, como recogía D. Manuel Marco, pbt. en las páginas de opinión de un periódico local: “enseñan ideas, remueven el fondo del espíritu de muchas generaciones de alumnos y familias, adivinan aspiraciones y ayudan a encauzarlas con coherencia y sentido crítico”.

Familias que creen y esperan desde el ideario educativo de Faustino Míguez. O como canta un poeta de estas tierras: contigo pongo a salvo mi corazón, el gozo de futuros caminos, la alegría de transmitir la siembra.

Conmemoracion del 50º aniversario de presencia calasancia en alicante, que debemos a la ilusión, horas de trabajo compartidas con profesores cuando los niños regresaban a sus casas, sugerencias de: antiguas alumnas, padres profesores, religiosas de la comunidad y muchas más personas que posiblemente, al escribir estas líneas se me olvidan. También hermanas que se desplazaron desde las distintas casas de la Provincia nos ayudaron a dar las últimas pinceladas a los actos del domingo, día 26 de noviembre.“Más de 800 personas acudieron al Colegio Calasancio de Alicante para participar en los actos de conmemoración del 50º aniversario de su creación” recogía el titular del periódico de Alicante y “cientos de antiguos alumnos y familiares asistieron ayer en Alicante a los actos conmemorativos del 50º aniversario en esta capital de las religiosas”, recogía el periódico ABC.

Se abrieron los actos con una celebración eucarísticas, presidida por el delegado episcopal de educación en la fe, Don Ramón Egío, y concelebrada, entre otros sacerdotes, por el Provincial de los Escolapios de Valencia además de otros sacerdotes escolapios.

En ella participaron profesores, religiosas y antiguas alumnas que habían estado en el 1º colegio de la calle Mayor. “Hace 50 años llegasteis a Alicante y desde entonces para muchos alicantinos habéis sido un permanente testimonio de que el Reino de Dios que está dentro de nosotros nos tiene que empujar a dejar de ser parte del problema y empezar a ser solución, y ese mensaje lo habéis lanzado educando.” (Homilía)

A la eucaristía siguió una preciosa y lucida ofrenda floral de los niños y niñas del colegio a nuestra Madre, la Divina Pastora, en el patio central del Colegio. Finalizada ésta, un pregón pronunciado por D. Luís Simón Zorita abrió lo que sería la 2ª parte de los actos: el descubrimiento de una placa conmemorativa del acto, por Madre Julia García, Superiora General, y la directora General de Centros Educativos, doña Concepción Gómez Ocaña, en presencia de las numerosas autoridades religiosas, civiles y personas asistentes. A continuación, se hizo un recorrido por la exposición de fotografías de estos 50 años de presencia calasancia, montada con las aportaciones de antiguos alumnos, profesores y padres.
“Miramos hacia el futuro sin olvidar el pasado. 50 años de presencia calasancia en Alicante”.

Exposición en la que se podían visualizar distintas etapas, personas e imágenes desde los comienzos de la obra, en 1950, hasta la actualidad.

Y ahora que las celebraciones han terminado Seguimos Mirando al Futuro, con Ilusión, sin Olvidar el Pasado.

Madre Marisol Rodríguez Boán

Pin It